¿Es conveniente entrenar fuerte en momentos de pandemia?

 

Hace poco, cuando me correspondió enviar el entrenamiento de este mes a mis alumnos del Citlali Motion nunca pensé cuán difícil me resultaría hacerlo.

 

Luego de 45 años involucrado como atleta y como entrenador en este deporte se me hizo muy difícil responder a las interrogantes comunes que desde la academia se nos enseña a la hora de prescribir un programa para corredores.

 

En primer lugar, ¿A quién entrenar? Si muchos corredores están desmotivados por los estragos provocados por el Covid-19 en todo el mundo.

 

¿Cómo entrenar? Cuando todas sus competiciones para estos primeros meses del año fueron pospuestas o suspendidas.

 

¿Dónde entrenar? Cuando todos los espacios públicos y privados, parques, gimnasios y estadios están cerrados como medida preventiva para evitar el contagio. Indudablemente que debemos entrenar en lugares confinados sin las facilidades con las que contaban antes de que toda esta pesadilla comenzara.

 

Y una última interrogante, la cual ha sido la más difícil de responder. Cuál es el objetivo de entrenar?
Sin embargo, esta última interrogante me ha dado pie para responder y reflexionar sobre la pregunta que hice al principio de este texto.

 

Se bebe entrenar para estar en forma y así poder adaptarnos mas rápido y de manera más eficiente a los entrenamientos que nos corresponda realizar para cuando hayamos salido de todo esto.

Indudablemente que se entrena para ser mejores, sea cual fuere el área donde nos desempeñemos, pero eso no necesariamente quiere decir que tengamos que entrenar cual si no pasara nada. Si pasa, y todos tenemos que ser conscientes de eso, pero no debemos procurar hazañas inalcanzables o récords del mundo que a la verdad serán como los divorcios de parejas, los tres primeros días son noticia de primera plana, pero luego de ocho días ya nadie ni los comenta.

 

Es necesario ser prudentes y limitar nuestros entrenamientos a lo absolutamente necesario para mantener la forma, haciendo de la crisis una oportunidad para corregir aquellas debilidades que se puedan tener en la técnica, en la flexibilidad o la elasticidad.

 

Es absurdo eso de querer imponer marcas mundiales de entretenimiento en áreas confinadas, el alcanzar hasta un maratón en un apartamento, mil abdominales seguidos y cosas por el estilo.

 

En primer lugar, para qué nos sirve? En segundo lugar, cuando se entrena a altos niveles de exigencia física nuestro sistema inmunológico sufre algunas transformaciones que lo hacen propenso a contraer gripes y catarros, y si la mayor preocupación que el mundo entero tiene en este momento es precisamente la aparición de un virus que ya ha alcanzado niveles insospechados, entonces, no tentemos a la suerte y evitemos enfermarnos.

 

Entrenemos pausados, sin grandes umbrales de exigencia y hagamos lo necesario para mantenernos en forma.

 

No es momento de récords, es momento de sensatez.

Fuente: Eduardo Navas
Entrenador.

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter

DEJA UN COMENTARIO

WhatsApp ¡Si Posees dudas escribenos!