SABER CORRER -Propiocepción en casa. Trabaja con inestabilidad


Si hay algo a lo que nos sometemos los corredores de montaña es a la inestabilidad y el desequilibrio. Corremos en superficies para las que nuestro cuerpo debe estar preparado a reaccionar velozmente y protegernos de torceduras, caídas o resbalones. Entrenando en casa, es muy difícil que trabajemos estos estímulos, por lo que hay que buscar la forma de simularlos con superficies instables, o ejercicios de equilibrio.

 

Esta capacidad que tiene nuestro cuerpo de responder ante una situación de desequilibrio, ubicarnos en el espacio, y responder optimizando todos nuestros movimientos, se llama Propiocepción. Es decir, cuando el cuerpo identifica inestabilidad, todos los sentidos y las cadenas musculares se activan para realizar ajustes y protegernos de una torcedura o mal paso.

 

Fortalecer con propiocepción

 

Existen múltiples formas de trabajar propiocepción; desde el bosu y la tabla inestable, hasta ejercicios sobre un solo pie con los ojos cerrados. Lo importante es saber trabajarlos con una buena base de fuerza y de manera progresiva. Se inicia en plano, preferiblemente descalzos, y luego se va incrementando la dificultad para ir preparando la musculatura poco a poco.

 

Si no cuentas con un bosu o pelota de pilates, un cojin puede servir, balones medicinales, escalones, suspensión (TRX), cualquier superficie inestable ya es suficiente para activar los sentidos y que el trabajo de propiocepción se haga. Realiza los ejercicios lo más lento que puedas y con seguridad. Avanza a un nivel de mayor dificultad, solo si ya has dominado el anterior.

 

Puedes realizar algunos ejercicios como elevar un pie con los ojos cerrados, luego llevar esa pierna extendida hacia atrás y el torso hacia adelante buscando balance con los brazos. Para mayor dificultad, hazlo con el pie de apoyo sobre un cojín o tabla inestable, y luego inténtalo con los ojos cerrados.

 

Otro ejercicio muy efectivo es colocarnos sobre un solo punto de apoyo mientras alguien nos va lanzando un objeto que debemos atajar. De igual forma esto puede hacerse sobre un cojín y la idea es que la persona que nos lance el objeto nos haga irnos hacia los lados, subir, bajar, activar los sentidos al máximo.

 

No importa si el ejercicio no sale a la primera, todas las veces que pierdas el equilibrio, estarás activando la propiocepción.

 

Recuerda que no es solo correr, es SABER CORRER.

 

Fuente: SABER CORRER –

Dani Martucci

Life & Sport Coach

No es solo correr, es SABER CORRER

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter

DEJA UN COMENTARIO

WhatsApp ¡Si Posees dudas escribenos!